Blog

Buscar la felicidad se ha convertido en una enfermedad

dienteA través de la historia, la humanidad ha sido víctima de opresiones e injusticias, de todo tipo de manipulaciones que desafortunadamente aún a día de hoy siguen sucediendo; lo que demuestra que todavía nos hace falta mucho por evolucionar, eso esta claro.

Lo curioso de todo esto es que ahora estamos atravesando un momento de cambio, un momento con cierto aire de “libertad” en el que expresamos más lo que sentimos y decimos lo que pensamos.. ¡cosa que no esta nada mal oye! pero claro, si lo hacemos en su justa medida y con equilibrio, pero es que ese el problema, que no sabemos donde está el equilibrio.

Y me reitero en lo que muchas veces he escrito, lo considero un proceso necesario para nuestra evolución como raza, la cuestión es que somos una sociedad de extremos y los puntos medios no se nos dan nada bien.

A diferencia de tiempos pasados, ahora resulta que todo tiene que ser perfecto, bonito, hay que andar sonriendo siempre y en un estado de felicidad absurdo. Como si las demás emociones, la tristeza, la rabia, el miedo, llorar, enfadarse, gritar, etc.. fueran algo antinatural e incluso perjudicial para nuestra salud.

Entonces es ahí cuando algo anda mal, porque para haber llegado al punto de pensar que emociones tan naturales e instintivas como esas no hay que demostrarlas y en el peor de los casos oprimirlas, definitivamente es porque algo anda mal.

Y es que andamos tan obsesionados con ser perfectos y felices, que cuando alguien comete un error es imperdonable y ni que decir cuando vemos a alguien llorar, a como de lugar debe callarse, calmarse y por el contrario, lo mejor que le puede pasar a esa persona es llorar y no calmarse.

Seguir pensando que reprimir tus emociones te hará más feliz y mejor persona es directamente proporcional a un cultivo de enfermedades y de ansiedad, porque no hay en el planeta un sólo ser humano que sea perfecto, no existe. Y no hay nada más bonito que aceptar a las personas tal y como son, de la misma manera en que te aceptan a ti, con tus cualidades y tus defectos, con tus sonrisas y con tus lagrimas.

Así es de que por favor: La próxima ves que sientas tristeza date por bien servido, si es necesario llora, pon música y piensa, tómate un cafe, sal a caminar, grita.. ¡haz algo! pero sácala y exprésala, te aseguro que tu alma te agradecerá que así como a veces te ríes a carcajadas también muchas veces necesitas llorar sin más.

Photo Credit: Juanpa Calvo

Comparte en Redes Sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *