Blog

Hermana y sonrisa

No tengo otra forma de recordarte en la distancia que no existe, que tu sonrisa; esa que ha iluminado mi camino siempre y que en los momentos más duros aflora reconfortando la tensión de estos.

Kayita este es un homenaje a tu existencia y ¡la celebro! le doy gracias a la vida, y a mis padres por que me dieron el mejor regalo que un ser humano puede tener y es una compañera de vida, porque con los años comprendes que los hermanos son seres distantes pero presentes en momentos vitales, que su presencia, fuerza y su apoyo, no se puede comparar con ninguna amistad por muy bonita que sea, porque los lazos de sangre son profundos y sublimes.

Gracias por estar, por ser mi luz cuando mi camino se oscurece, por tu sensatez, por cada momento compartido incluso cuando no nos soportamos porque nos reflejamos la una en la otra, pero aún así hace que retornemos al refugio de nuestros abrazos y del perdón.

La vida nos da muchas oportunidades para expresar y nunca las aprovechamos, no quiero ser más una víctima del tiempo, y una esclava de la estupidez, la vida es efímera y quiero dejarlo plasmado porque nunca me sentí tan orgullosa de tener una hermana como tú.

Te amo Preciosa!! 

Erika Zárate.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *