La vida perfecta no existe y la mía no iba a ser la excepción, tampoco es algo que pretenda, por supuesto. Por el contrario soy tan humana como tú, tengo tantas cualidades como defectos, como cualquier otro ser humano, la diferencia radica en he aprendido a asumir la responsabilidad de mis fallos y esto me ha evitado muchos dolores de cabeza innecesarios y me ha llevado a vivir una vida más coherente y más armónica. 

Ahora bien, lo que si pretendo es continuar aplicando todo lo que la vida me ha ido enseñando de manera muy plausible y sabia para poder compartirlo contigo de la manera más sensata posible. 

Hace muchos años y después de vivir una crisis emocional que casi me deja sin aliento y que me enseñó que la vida puede llegar a ser tan frágil como el fuego al viento, decidí que era de vital importancia compartirlo y poder ayudar a las demás personas a gestionar sus propias crisis emocionales.

Dado que soy una persona que vive en un continuo cuestionamiento, nunca me conformé simplemente con experimentar algo que en aquel entonces me sacaría de mi zona de confort emocional, sino que como ya es costumbre en mí, me empecé a refugiar en los libros y en mis propias investigaciones del ¿Porqué a mi? ¿Cómo sucedió todo eso? ¿Para qué?

…Llegando con el pasar del tiempo a las respuestas que tal vez yo no quería oír y mucho menos aceptar pero que tenían toda la coherencia del caso y que me daban la información necesaria para comprender lo sucedido y por tanto eso me dio la valentía, seguridad pero sobre todo la comprensión para entender que era lo que necesitaba para convertirme en lo que soy. 

Con esa experiencia descubrí que las personas viven crisis emocionales en silencio y soledad, porque hay emociones que no se detectan y que no se han aprendido a manifestar y mucho menos a gestionar.

Lo suyo sería que de la misma manera en que manifiestas de forma natural tus alegrías, aprendieras a manifestar tus tristezas y estas últimas con mayor razón porque son la piedra angular para poder continuar con el camino y mejor aún,  continuar libre de cargas emocionales sin resolver. 

No hay más agradable que vivir una vida liviana, sin el peso de una carga emocional pasada. 

La esencia de todo lo que aprendí con esta experiencia es lo que quiero compartir contigo a través de mis Sesiones Online Expréss y en los Acompañamientos de Gestión Emocional.

Gracias a esta experiencia es que he logrado confrontarme conmigo misma y por ende he aprendido a confrontar mis propios miedos (que también los tengo naturalmente) pero que los gestiono de la mejor manera con resultados que superan mis expectativas. 

Nunca he dejado de alimentar mi sed de conocimiento ya que lo considero vital para mis propios procesos emocionales y de paso también puedo nutrir la vida emocional de los demás también.

Actualmente estoy cursando segundo año del Grado de Psicología en la Universidad Internacional de la Rioja 

Soy Formadora de Adolescentes y trabajo hace 6 años como voluntaria impartiendo clases de Inteligencia Emocional en institutos.

Soy Coach Profesional certifica por InteCoach 

Soy especialista en Mándalas como Técnica de Liberación Emocional e imparto talleres donde aprendes a conocer el impacto que tiene el color en tus emociones.

Tengo una trayectoria de más de 10 años con todo los que tiene que ver con la evolución personal y como datos curiosos, aquí te cuentos unas cuantas cosas más sobre mi:

Soy Colombiana y vivo en España hace 16 años, vine a terminar mi carrera de Psicología y se me enredó con la maternidad, ahora tengo 3 preciosas hijas, puesto que ya son un poco más independientes entonces ya pude retomar mis estudios.

También estudié Administración de Empresas ya que vengo de una familia de emprendedores innatos. Montar y desarrollar pequeños negocios familiares es algo que aprendí  con mucha naturalidad, por eso también soy una emprendedora innata y reinventarme es algo que no me supone mucho esfuerzo.

Soy muy creativa, hace un par de años cree un Método de Aprendizaje llamado Güepa que es una fusión de emociones y baile.

Todo lo anterior esta muy bien, pero si hay algo de lo que me siento especialmente orgullosa es de mi labor como madre; durante 15 años he desempeñado este rol como la mejor experiencia de desarrollo personal que jamás haya vivido y de la cual sigo aprendiendo cada día, indudablemente ha sido mi mejor escuela y mi mejor proyecto son ellas, mis hijas. 

Amo bailar, escribir y pintar. Soy ama de casa porque amo mi casa y todo lo que en ella habita, incluso mis plantas. Salgo poco y cuando salgo me encanta perderme entre los bosques y las sombra de los arboles.

Me encanta conversar, de hecho, creo que el futuro es de las buenas conversaciones, por eso disfruto tanto de mi trabajo. Poder escuchar tranquilamente a los demás me apasiona y descubrir todo lo que yace en un gesto.

Creo que la intuición es una energía instintiva y natural y no concibo la vida sin hacer uso de ella con cautela y precisión.

Como ves soy una persona como cualquier otra que ha decidido mostrar su propia luz para que tu también manifiestes la tuya, porque en el acompañamiento emocional definitivamente el crecimiento personal es mutuo. 

GRACIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *