La naturaleza de las emociones

En una sociedad donde por una cuestión evolutiva hemos menospreciado la integridad del ser humano en toda su extensión, es más que normal que apenas estemos dando los primeros pasos al reconocimiento de esta parte emocional tan vital a día de hoy.

Pues para nadie es un secreto que estamos en pañales en cuanto al tema de la gestión de las emociones y este es un campo que se abre de manera amplia y se vislumbra con certeza, ya que estamos en el inicio de un tiempo en el que la inteligencia emocional será la piedra angular de los profesionales del futuro.

Para empezar, hay algo que debes entender de una vez por todas y es que no debes  poner las emociones de ningún lado; ni del positivo, ni del negativo, puesto que las emociones son tan naturales como la vida misma.

Por ejemplo, pensar que la tristeza es perjudicial para nuestro estado de ánimo, o que la rabia es negativa y así sucesivamente con diferentes estados emocionales, en definitiva es castrar nuestra libertad de expresión.

Vivimos en una sociedad en donde la felicidad se muestra y la tristeza se esconde, como si llorar fuera un pecado.

De aquí la importancia de que a partir de ahora comprendas que tus estados de ánimo son tan naturales como la lluvia que cae al amanecer ó que el enfado es un volcán en erupción cuando nos sentimos ofendidos y que probablemente no estallemos de la mejor manera, pero que no hay nada más sano que liberar esa energía y aprender a expresar ese enfado.

Recuerda que lo que no se expresa, tu cuerpo lo somatiza y luego lo convierte en enfermedad.

Por eso, SUELTA, HABLA, EXPRESA.

Con lo cual es de vital importancia empezar a cuestionarte a partir de ahora cómo esta tu gestión emocional a día de hoy, nadie dijo que fuera fácil, pero si de vital con los tiempos que corren.

Esta claro que es un largo camino el que queda por recorrer, pues para poder gestionar tus emociones se requiere todo un proceso y la ayuda de un profesional. 

Este proceso consiste en que una vez experimentas alguna situación en particular hay que identificar la emoción. Y para llegar a esa identificación de la emoción real, hay que pasar por unos pasos bien importantes, pasos que te ayudarán a gestionarla y ponerle un nombre y reconocerte en ella y quedarte tan a gusto para continuar con tu camino. 

¿Quieres aprender a reconocer tu emociones y gestionarlas de una manera más adecuada?

Ponte en contacto conmigo 😉

Escrito por Erika Zárate Coach Emocional, madre de 3 hijas, especialista en limpiar mocos y preparar espaguetis a la boloñesa en 20 minutos y me quedan de muerte.

Si quieres y te apetece que conversemos, te escucho.

WhatsApp 0034 620 47 34 82 (España)

Email: hablemos@erikazarate.com

Photo Credit: Olmo 1981

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *