Blog

La profesora que se robó mi corazón

10368192_10152721482550808_3876604452596266077_n

En el verano pasado estuve de visita por mi país, Colombia. Estuve de paseo por aquellos lugares de mi niñez, disfrutando de mi familia y reconectando con toda esa gente bonita con quienes he compartido gran parte de mi vida.

Entre muchas otras gratas sorpresas, un día cualquiera en una ciudad tan grande como lo es Bogotá, tuve la “suerte” de encontrarme con una de las profesoras de mi colegio y por la que siento un aprecio muy especial..

¡¡mi profe MELBA DE SALAMANCA!!

La recuerdo con mucho cariño por muchas razones:

Porque fue la mujer que me enseño a amar las palabras por su riqueza, por su gramática y porque en un buen escrito o en un poema, estas palabras pueden llegar a convertirse en una dulce melodía para los oídos; pero también me enseñó que es una falta de respeto cuando se tienen errores de ortografía.

Fue la forma, estoy segura, de como ella me dio a conocer al “Lazarillo de Tormes” lo que me hizo comprenderlo más.

De hecho, fue la primer Coach que tuve cuando tenía 15 años, porque en un ejercicio de su clase, nos hizo proyectarnos y responder la siguiente pregunta: ¿Cómo te ves dentro de 10 años? (lo recuerdo como si fuera ayer) esa pregunta me ayudó en aquel entonces a situarme, a enfocarme y a tener objetivos.

Ella es una de las culpables, de que yo viva ahora en España, porque en sus clase nos hacía soñar y viajar a ciudades Europeas a través de escritores y museos.

Ella fue la que me enseñó que algo tan ELEMENTAL como la forma de enseñar el contenido, es lo que hace de un tema algo realmente interesante.

Fue Melba, la que me hablo por primera vez de una monja muy singular llamada Sor Juana Inés de la Cruz que escribió este Poema que me encanta, porque habla de una forma muy diplomática de la relación entre los hombres y las mujeres:

REDONDILLAS

Hombres necios que acusáis
a la mujer, sin razón,
sin ver que sois la ocasión
de lo mismo que culpáis;

Si con ansia sin igual
solicitáis su desdén,
¿por qué queréis que obren bien
si las incitáis al mal?

Combatís su resistencia
y luego, con gravedad,
decís que fue liviandad
lo que hizo la diligencia.

Parecer quiere el denuedo
de vuestro parecer loco,
al niño que pone el coco
y luego le tiene miedo.

Queréis, con presunción necia,
hallar a la que buscáis
para prentendida, Thais,
y en la posesión, Lucrecia.

¿Qué humor puede ser más raro
que el que, falto de consejo,
él mismo empaña el espejo
y siente que no esté claro?

Con el favor y el desdén
tenéis condición igual,
quejándoos, si os tratan mal,
burlándoos, si os quieren bien.

Opinión, ninguna gana,
pues la que más se recata,
si no os admite, es ingrata,
y si os admite, es liviana.

Siempre tan necios andáis
que, con desigual nivel,
a una culpáis por cruel
y a otra por fácil culpáis.

¿Pues como ha de estar templada
la que vuestro amor pretende?,
¿si la que es ingrata ofende,
y la que es fácil enfada?

Mas, entre el enfado y la pena
que vuestro gusto refiere,
bien haya la que no os quiere
y quejaos en hora buena.

Dan vuestras amantes penas
a sus libertades alas,
y después de hacerlas malas
las queréis hallar muy buenas.

¿Cuál mayor culpa ha tenido
en una pasión errada:
la que cae de rogada,
o el que ruega de caído?

¿O cuál es de más culpar,
aunque cualquiera mal haga;
la que peca por la paga
o el que paga por pecar?

¿Pues, para qué os espantáis
de la culpa que tenéis?
Queredlas cual las hacéis
o hacedlas cual las buscáis.

Dejad de solicitar,
y después, con más razón,
acusaréis la afición
de la que os fuere a rogar.

Bien con muchas armas fundo
que lidia vuestra arrogancia,
pues en promesa e instancia
juntáis diablo, carne y mundo.

…Y es tal vez, la culpable de que tenga este Blog porque fue el amor a la escritura, lo que me motivo a abrirlo.

GRACIAS Melba de Salamanca.

Comparte en Redes Sociales

8 Comments

  1. Ricardo Altamar

    Que lindos recuerdos, Erika esa es la vida….. Recordar es vivir. Quien no recuerda su pasado, esta destinado a no soñar por lo mismo a no vivir a plenitud. Abrazos. RAB

  2. Diego C

    uyy creo que para hablar de las cosas que aprendimos de la Profe Melba necesitarias 10 blogs más… Ella pertenece a esa clase de MAESTROS que ya no existen
    Mi mamá me cuenta que Melba y su esposo le dieron clases en el colegio y gracias a ellos aprendio la vocación a la enseñanza
    Muchos recuerdos de esta bella Maestra y todos muy buenos

    GRACIAS MELBA BOTERO DE SALAMANCA

  3. sergio valdes

    Que bonito homenaje Erika, yo tambien tuve el privilegio de ser su alumno, al igual que tu, considero que dejo huella en cada uno de nosotros. Gran ser humano e inigualable docente, un abrazo para la profe Melba y un saludo para ti.

  4. Sandra Milena Núñez

    Erika, que lindo!, me encanntó verte con Melbita!
    Yo tambien la quiero y recuerdo mucho y ese Poema lo recuerdo también, es más, me hiciste transportar a ese momento en nuestro salón de clases (noveno grado)…
    Sería lindo reconocer a estos profesor que marcaron nuestras vidas… MELBA DE SALAMANCA marcó definitivamente la buena ortografía de todos sus alumnos… A mi me da “píquiña”, “comezón” la mala ortografía que ha diario veo en Facebook!!
    Jajaja
    Un beso y que hermoso reconocimiento.
    Un abrazo!!

    1. ErikaZarate

      Hola Sandra!! Me alegro que te guste..! Si la verdad es que deberíamos homenajear a esos maestros que han formado parte importante de nuestra niñez. Un abrazo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *