Llora mucho y con fuerza

Probablemente suene duro y despiadado, pero exponer que lloremos, cuando estamos viviendo épocas de una apología absurda a la felicidad, es casi ofensivo.

¿Cómo te atreves a romper con esta fantasía de positivismo excesivo y axfisiante?

Pues me atrevo. Nunca he sido complice de que en la vida todo es color de rosa, he escrito cientos de post explicando de una y otra manera que todo en la vida debe tener un equilibrio y más cuando se habla de emociones. 

A lo largo de la historia de la humanidad, hasta el siglo pasado las emociones han sido esa parte invisible y de las que apenas aprendimos a ponerles nombre y manifestarlas puesto que antes el comportamiento humano solo era estudiado desde otras perspectivas y para colmo de males hemos empezado reconociendo solamente las emociones más básicas y más “bonitas” y etiquetando de “malas” aquello que manifiesta lo contrario. 

Bueno no pasa nada, por algo teníamos que empezar. Hace parte de nuestra evolución como raza, ya aprenderemos que emociones hay miles y que lo más saludable para tener un equilibrio emocional es manifestarlas.

Manifestar, hablar, compartir una emoción es sanador para ti. 

El problema es que solo has aprendido a manifestar todo lo que tiene que ver con la felicidad, claro, porque es más fácil evidentemente, pero y 

¿Cuando estas triste? …

¿Acaso eso no se manifiesta?…

Si. Lo que sucede es que la gran mayoría de personas lo hacen a solas y en silencio, hay quienes ni siquiera lloran, se queda todo allí dentro y eso se atraganta, puesto que lo que no se manifiesta tu cuerpo luego lo grita. 

Si quieres sanar algo en ti, lo más sano es que lo hables, lo sueltes, lo digas: 

Estoy triste por “tal motivo” .. 

Y por supuesto si tienes ganas de llorar, llora y mucho;

pon tu canción favorita, esa que te lleva a tu melancolía y suelta…

vive tu tristeza con naturalidad, sumérgete en ella,

sin obstáculos y sin medida, 

llora hasta que no te salgan lagrimas,

llora hasta que te sientas limpio

llora hasta que te vacíes

llora hasta que te sientas vivo,

pero por favor llora y no te quedes en ese estado indefinidamente.

Llorar te saca de ese estado, porque lo has manifestado y por naturaleza te sentirás más liviano, incluso con más energía porque la habrás renovado, y te habrás vaciado para llenarte de emociones nuevas.

…Y por favor,  deja de pedir perdón por llorar,

de la misma forma en que nunca pides perdón cuando sueltas tus carcajadas.

Escrito por Erika Zárate Educadora Emocional y madre de 3 hijas.

Antes de la cuarentena era especialista en limpiar mocos y preparar espaguetis a la boloñesa en 20 minutos y me  siguen quedando buenísimos.. pero es que ahora me he vuelto experta también en tortitas (pancakes) de chocolate para desayunar y en maga, porque convierto el tiempo en vida.

Ponte en contacto conmigo, ahora más que nunca TE ESCUCHO.

WhatsApp 6 20 47 34 82 (España)

Email: hablemos@erikazarate.com

La toma de contacto es GRATIS, su duración es de una hora mas o menos, donde podrás contarme tu sentir y a partir de ahí podemos continuar con un proceso de acompañamiento que cambiará la perspectiva de la forma del «cómo y porqué» te suceden las cosas, anímate y conversemos.

…Recuerda que el futuro es de las buenas conversaciones!

Photo Credit: Rubi Joselin Ibarra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *