Blog

Los niños son investigadores por naturaleza 

curiosidad

Afortunadamente a nivel escolar ya hay muchas cosas que están cambiando, tal vez de forma lenta, pero esta latente y también es un proceso que lleva su tiempo. Mientras tanto los padres y los profesores seguimos descubriendo cosas muy interesantes a medida que emerge dicho cambio.

Entre esos, la curiosidad innata con la que nace el ser humano y por ende posee cualquier niño o niña. Ese asombro de un bebe ante el mundo que se le presenta todos los días, desde el reflejo de un pendiente, hasta el sonido de un instrumento es maravilloso. Ver su carita de emoción cuando van descubriendo cosas solo con explorar, es muy bonito.

Y es que cuando le pones a un bebe cualquier objeto en frente por naturaleza tiende a tocarlo, a mirarlo con mucha atención y luego a saborearlo con su boca, en conclusión a explorarlo. Y es que esa exploración es una etapa tan importante, de ahí que todo lo investiguen de esa manera tan especial, sin cansancio alguno porque les encanta descubrir a su manera el mundo.

El cansancio viene cuando ese descubrimiento se traslada a una pizarra, dentro de un salón de clase, de forma repetitiva y para colmo si se lo memorizan mejor; o peor aún, cuando esa curiosidad la obstaculizan los adultos, con ese famoso: “No toques”..

Y ¿Porqué no puede tocar?..

Vamos a ver, tal vez haya alguna que otro objeto que es de cuidado, pues bien, para eso estamos los padres y las madres, para que hagan su exploración con el cuidado que el objeto merece; en mi caso personal, siempre me ha parecido muy importante y necesario que mis hijas lo hayan tocado todo cuanto se atraviesan (con la precaución necesaria claro está) porque eso las relaja y les resuelve dudas internas y por el contrario evito que les genere ansiedad; de hecho me tomo el tiempo para explicarle los peligros y las ventajas de ese objeto.

No me quiero imaginar como me sentiría yo, con lo años que tengo (que soy tan curiosa) cuando veo algo novedoso, que llama mi atención, no poder tocarlo, olerlo, ver como funciona con mis propias manos; es más todo cuanto me gusta trato al máximo de explorarlo con totalidad, para ver si en realidad es lo que necesito y más cuando lo voy comprar.

Entonces ¿Porqué prohibirle a un bebe que investigue el mundo?.. cuando apenas está descubriéndolo. Qué necesidad hay de acabar con esa curiosidad innata para investigar que es tan importante a la hora de aprender. Por el contrario, detenerte y darle tiempo a tu bebe para que explore, le permite hacerse una idea de algo y lo más seguro es que una vez lo conoce ya quede satisfecho y “probablemente” no vuelva a hacerlo.

Así es de que, si quieres que tu hij@ no pierda el investigador que lleva dentro..

¡Déjalo que explore!

¡Que tengas una buena semana! 😉

Photo Credit: Nacho Manotas 

Comparte en Redes Sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *