Blog

No, yo no puedo con todo.

superwoman

Lo siento es así, y más cuando la palabra “todo” es una fuerte generalización y si a eso le sumas que hemos vivido en un tiempo (cada vez más lejano) en el que pareciera que poner límites a muchas de las actividades diarias para no agobiarte, simplemente para detenerte, contemplar y vivir, pareciera más de una persona egoísta, que de alguien que lo único que pretende es disfrutar de la vida, tal y como es.

Una vida, sin prisas, sin objetivos inalcanzables, sino dejando que fluya por sí misma, con su velocidad natural, está claro que todo depende de lo que para cada persona significa ese “todo”.

Empecemos por el principio, en mi humilde opinión, “todo” puede significar varias cosas, pero por citar dos ejemplos; está ese “todo” que te aleja de ti como persona, que quiere llegar a abarcar infinidad de metas, a cumplir con exceso de obligaciones que te haz impuesto, a suprimir tus necesidades para satisfacer las de los demás. Donde los sacrificios se convierten en un comportamiento cotidiano de aceptación social, porque aún no haz aprendido a decir que NO, por miedo a no ser querido/a y aceptado/a y que como último y si te acuerdas, estas tú y tus necesidades.

Y esta la otra forma de ver ese “todo” que significa: Hacer cosas en su justa medida.

Si, sencillamente porque porque hubo un día en el que comprendiste que hay que poner límites, que además es sano hacerlo; pues para que todo funcione perfectamente y en armonía, primero debes atender tus necesidades, escucharte, valorarte, ponerte en tu lugar, y luego si…

“todo” lo de los demás.

En mi caso personal, yo no puedo con “todo” sencillamente, porque ni esa es mi intención, ni esa es mi finalidad, creo y considero que vine a esta vida a vivir, y cuando escucho eso de que:

 ¡Tú puedes con todo!

Me genera ansiedad.. ¡porque no es así! porque ¡NO soy una super woman!

¡Es más…! son muchos los días en los que estoy cansada y necesito ayuda en cosas tan simples como llevar una casa, criar a mis hijas y trabajar, hay días en los que necesito que me echen una mano con las labores cotidianas, hay días en los que me gusta reunirme con mis amigas y hablar, hay días en los que el síndrome premenstrual me hace malas pasadas junto con mis hormonas y solo quiero llorar, pero también hay días en los que quiero bailar y comerme el mundo, hay días en que acepto que soy humana y pido ayuda y expreso mis necesidades porque hace mucho tiempo comprendí que no se trata de que…

 “Tú puedas con todo” se trata de que “Tú te sientas a gusto con poco”

Es importante recordar que después del 1 viene el 2, que no puedo duplicarme y si me ánimo hasta un 3 puedo llegar, pero que de pronto el 4 y el 5 pueden esperar, o simplemente plantearme si son necesarios y obligatorios para llevarlos a cabo y así sucesivamente…

Un día aprendí a simplificar y a decir NO cuando fuese necesario, y aceptar que:

Lo siento.. pero no, yo no puedo con todo.

Photo Credit: Anne Marthe Widvey

Comparte en Redes Sociales

¿Quieres Aumentar tu Autoestima?

Suscríbete y Descarga GRATIS "La Leña de UNA"

¡Gracias, te has suscrito correctamente! Revisa tu Email...

1 Comments

  1. José

    Como bien has dicho, hay dias y dias… Es algo asi como “despues de la tormenta viene la calma” y que bonito es todo despues de la tempestad… (Buen articulo, en el que sin duda todos nos sentimos identificados. Gracias)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *