Blog

El valor de tu autoestima

Sonreir

Es triste pero cierto, estamos en una sociedad donde nos han enseñado que nuestras necesidades y nuestro amor propio son más cuestiones de alguien egoísta, que de una persona con un comportamiento sano, incluso cuando tal comportamiento puede llegar a ser hasta medicinal para otras personas tan sólo por el hecho de quererse a sí mismas.

A medida que conozco gente nueva, me sorprendo al descubrir que contrario a lo que me espero de alguien a quién admiro, me encuentro con una persona con unas capacidades infinitas, pero con poco amor propio, y más allá de sus capacidades hay algo todavía más increíble y es que difícilmente esa persona cree en sí misma.

Eso es algo fácil de percibir en cuanto tratas con alguien, porque todas las personas poseemos ese conocimiento natural que se manifiesta de algún modo cuando simplemente nos permitimos percibir la realidad tal y como es; realmente tampoco es difícil detectar a una persona insegura, con poco amor por si misma; su forma de hablar, sus gestos y hasta su forma de vestir, son grandes delatores y dicen mucho de sí.

Es irónico, pero ya la percepción que tenías de esa persona cambia por completo, incluso la admiración ya no es la misma, automáticamente la ves con otros ojos, se vuelve más vulnerable, y no es que la vulnerabilidad sea negativa, en absoluto. Es sólo que comprendes que todos somos humanos y que cada quién tiene sus cosas, pero es ahí donde está el gran valor de la autoestima, es un hilo muy frágil que puede hacer que las personas te perciban de una o de otra manera; y esa percepción es realmente importante porque puede o no, aumentar esa admiración que sienten las personas por ti.

Y que mejor que las personas que te conocen, se sientan bien con tu compañía, que seas como un imán; que transmitas seguridad, confianza y todas esas cosas que se sienten con personas que se aman a sí mismas, que se aceptan tal y como son, con sus cualidades y defectos y que te recargan de energía, que sólo con una sonrisa se convierten en esas pilas que uno muchas veces necesita para sobrellevar la situaciones de la vida, porque su presencia es hasta medicinal y que agradable sería y podría llegar a ser si las personas que te rodean te perciben así, ¿Verdad?

Entonces, que esperas para empezar a quererte a sí mism@. Puedes empezar por algo tan sencillo como decirte:

Aunque me siento.. “inseguro”, me perdono, me acepto y me amo profundamente.

Ya lo haz leído, ahora bien repítelo las veces que quieras y con cualquier tipo de emoción miedo, ira, culpa, soledad, etc.

Verás como mágicamente muchas cosas empezarán a cambiar.

Photo Credit: Luis Hernandez

1 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *