Blog

Ahora no puedo. ¿Entonces cuando mamá?

ahoraUn día, después de ver como cambiaba la carita de ilusión de mi pequeña ante mis negativas por una carita de tristeza y desolación decidí que el “ahora” era YA o no era nunca. Y fue precisamente eso, su carita  de tristeza, lo que me hizo recapacitar y cuestionarme:

¿Y si no es ahora, entonces cuando? ¿Cuando su niñez se haya acabado y el tiempo para jugar se haya pasado porque se habrá convertido en toda una mujer?…

Realmente fue un momento fugaz que me hizo comprender y despertar ante una realidad que perdería con el pasar de los años y sentir que lo único que ella quería era compartir un momento conmigo, jugar, aprender de lo que yo estaba haciendo o en el mejor de los casos ayudarme con la mezcla de un bizcocho, todo esto me hizo recapacitar.

Fue entonces cuando me propuse a mi misma hacerlo en ese momento, pues fui consciente de que ese instante nunca más regresaría, pues nos pasamos la vida postergando las cosas como si ésta fuera eterna.

Además es algo que seguramente nos ha pasado tanto a padres como a madres; que o bien por alguna de tus ocupaciones diarias o porque estas tan cómodo después de un largo día de trabajo viendo tu programa favorito en el sofá y viene tu pequeño/a con una sonrisa y con toda la ilusión y te dice:

¿Jugamos con la plastilina?

Y es entonces cuando sale ese apoteósico y demoledor: Ahora no puedo.

Y la cuestión es: ¿Entonces cuando podrás?

Comprendo perfectamente que a veces estes tan agobiada con tus quehaceres, o sencillamente no te apetece, pero he comprobado que no hay mejor momento para hacerlo que cuando tu hijo está dispuesto.

Porque un niño cuando esta dispuesto, esta con ganas de aprender, tiene curiosidad, está ilusionado tiene todos sus sentidos al 100% y es el momento idóneo, sin más, y con más razón, es AHORA o nunca.

Pero es que además sientes que tardarás horas en “eso” que les apetece hacer y nada más lejos de la realidad, lo más seguro es que te lleve menos de una hora, incluso algunos minutos dependiendo de la actividad, a veces incluso pasa que al final se pasa un rato tan agradable que el tiempo pasa sin darte cuenta.

También suele suceder que en menos de 5 minutos lo haces, el niño se queda tan contento y tu te sientes bien porque le has enseñado, dado o explicado lo que el necesitaba y entonces se da la vuelta y se va. Así de fácil, esto sucede y mucho.

Entonces que más da, dedicarle unos minutos de tu tiempo a sus necesidades, si al final todo va a ser para y por su bien, y son este tipo de momentos los que hacen que tu hijo se sienta importante, escuchado y que desarrolle una buena autoestima.

Así es de que recuerda : La próxima vez detente de lo que estés haciendo y que tu respuesta mental sea: Si, ahora es el momento vamos allá.

Comparte en Redes Sociales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *