Halaga y deja que te halaguen

 

Hay muchas situaciones que están muy relacionadas a la forma en que tu misma te percibes y son precisamente cuando te sonrojas o niegas con rotundidad un cumplido por vergüenza o por que simplemente que te halaguen es algo que difícilmente disfrutas.

Aunque hay que admitir que cada vez este comportamiento cobra más fuerza, pues ahora hay muchas corrientes psicológicas que han demostrado que decirle los aspectos positivos a una persona, le refuerza su conducta positivamente, lo hace sentirse bien y eleva incluso la autoestima.

Entonces ya no hay excusas para empezar por ti misma y que lo practiques también con las personas que te rodean; es fácil y ese sentimiento de agradecimiento que emerge cuando alguien te manifiesta esos aspectos positivos es reciproco y pacificador.

Empieza por algo tan sencillo como un te quiero y continua reconociendo en esa persona las cosas que hace bien, porque es imposible que todo lo haga mal, por mucho que te cueste aceptarlo siempre habrá cosas que haga bien.

Lo que sucede es que nos han acostumbrado a que sólo cuando hacemos las cosas mal se nos reproche e incluso castigue, haciendo de este comportamiento algo repetitivo durante generaciones y hemos llegado a un punto en el que sabemos mas de nuestros errores que de nuestros aciertos; y así vamos mal.

Así es de que si tu intención es que alguien haga algo cada vez mejor, dile lo bien que lo hace aunque no lo haga perfecto, no hay mejor forma de cambiar una conducta que cuando lo refuerzas positivamente; esto hará que sus errores se desvanezcan poco a poco.

Esto además de generar una energía transformadora en el ambiente, lo que hace es que retorne a ti de la misma manera, haciendo que otras personas hagan lo mismo contigo, porque con tus acciones CREAS y tus palabras son CREACIONES en estado puro que generan reacciones de agradecimiento.

Así es de que súmate, acepta y disfruta de los halagos, agradécelos pero también difúndelos.. puedes empezar hoy 😉

Que tengas una buen día! 

Photo Credit: Saverio Domanico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *